El milagrito.

Sé que no tengo perdón… tengo el blog abandonado no, lo siguiente.

Regreso porque tengo muy buenas noticias, y es que todo apunta a que nos subimos al carro de la bimaternidad!!!

Estoy embarazada! Increíble, pero cierto. En otro post os daré más detalles, pero ha sido de forma natural y aunque buscado, totalmente inesperado!

La naturaleza es así de caprichosa, así que ya véis que pasar, ¡pasa!

En cuanto pueda me paso a contaros más.

¡Un abrazo!

Anuncios

MiniYo crece: 9 meses fuera

El blog está desértico… lo sé! Pero es complicado conciliar trabajo, bebé y blog, ¡no sé cómo lo hacéis!

Miniyo es un bebote enorme. Gatea, parlotea, se pone de pie allá donde pueda, come con nosotros… y me da penita. Porque crece rapidísimo, ya lleva fuera más de lo que estuvo en mi vientre y cada vez es más autónomo. Es una sensación contradictoria, por un lado queremos que crezcan y hagan cosas y por otro, pararía el tiempo para que siempre fuera mi bebé.

Seguimos disfrutando de la lactancia materna, y con todo lo que pasé al principio lo pasaría mil veces más. Es un momento único y ver como le entra la risa tonta antes de la toma me derrite.

Con el tema de la alimentación he de decir que estoy indignadísima. Todos los productos de alimentación infantil plagados de azúcar: yogures para bebés, galletitas, cereales… y si no lo pone bien claro en los ingredientes ya lo camuflan con otros nombres: sacarosa, dextrosa, maltodextrinas… o “concentrado de zumo de manzana”. Hartita estoy! Menos mal que soy cocinillas y hacemos BLW siempre que podemos, así que al final, genial.

La vuelta al trabajo ha sido durilla, no os voy a engañar. Me alegro de haber podido disfrutar de él más de lo que una baja de maternidad da de sí… pero siempre es poco. Ahora intento aprovechar todo lo que pueda los ratos que estamos juntos.

Os sigo a muchas y leo desde la sombra en los ratos “libres”. Espero que todo vaya todo lo bien que pueda ir, y mejor aún!

A ver si encuentro más momentos para seguir poniendoós al día.

Un abrazo 🙂

La -a veces no tan maravillosa- lactancia

Como os prometí en mi anterior entrada  (hace ya bastante, lo sé >_<), hoy os voy a contar un poco como está yendo la lactancia con nosotros.

Desde antes de estar embarazada tuve muy claro que quería dar el pecho. Se me metió en la cabeza lo típico: estamos hechas para ello, es lo natural, es lo “mejor” y un largo sinfín de ventajas… Por otro lado también tenía miedo de no tener suficiente leche, de si el bebé estaría 1 h mamando en cada toma, de si se despertaría mucho por la noche, etc.

Sigue leyendo

La llegada de MiniYo. Un maravilloso parto y un postparto regular…

Después de casi dos meses me animo a contar cómo fue la llegada de MiniYo a nuestro mundo –ahora que duerme plácidamente-.

Tras una semana en la que me auguraron que me pondría de parto en cualquier momento, me encontraba mejor que nunca. La noche antes de mi fpp, nos fuimos a dormir medio pronto, pero dormir dormimos poco, porque enseguida empezó la fiesta… Sigue leyendo

My dream came true

Contaros que ya nació Miniyo, grande y largo. Fue todo genial y puedo afirmar que me he vuelto a enamorar, doblemente si cabe (de Miniyo y de Mr. nuevamente).

Ahora estamos inmersos en conocernos y batallando con el mundo de la lactancia. Iré preparando un post a modo de resumen de mi parto y nuestras primeras experiencias. Quién me lo iba a decir hace un año!

Un súper abrazo.

 

¡Felices fiestas! Semana 37 “a término”

Aprovecho esta entrada primero de todo para desearos a todos y todas unas muy felices fiestas y ojalá vuestros sueños y deseos se cumplan pronto. Lo malo de fin de año es que tendemos a recordar y a hacer balance… pensad que las cosas pueden cambiar mucho.

Empezamos 2015 con un diagnóstico de infertilidad masculina y con el batacazo de saber que tendríamos que recurrir a algún tratamiento para ser padres, sin garantía de que eso fuera a funcionar a la primera de cambio. Atajamos con ello, y tuvimos la gran suerte de conseguirlo, estamos acabando el año a punto de ser papis.

Esta semana es la 37, por lo que mi embarazo se considera a término y MiniYo podría asomar la cabecita en cualquier momento si quisiera. Yo le digo que se espere a los reyes por lo menos, que no me fastidie los banquetes, que ya que tengo barrigón y me he portado muy bien no me voy a privar tanto como otros años. De momento ninguna seña alarmante, alguna contracción dolorosa que otra, pero poco más. La barriga la tengo bastante baja, eso sí. Ya sólo me queda ir a monitores y esperar.

En cuanto tenga más noticias os cuento.

Un abrazo!!

En la recta final…

Ha llegado diciembre y, con él, un gran choque de realidad. Queda poco más de un mes (si no le entran las prisas) para que MiniYo asome su cabecita.

Por un lado, estoy cada vez más tranquila porque llegados a este punto las posibilidades de que algo pueda ir mal son mucho menores… pero a la vez la sensación de “OMG!” aumenta porque esto ya mismo está aquí! Cuando miro la app con la que voy haciendo seguimiento alucino. Parece que del “estás de 6 semanas, quedan 34”, al “has llegado a la semana 34, quedan 6” no haya pasado el tiempo. Pero sí ha pasado, y es difícil explicarlo, porque se hace largo y corto a la vez. Ha sido una espera tras otra…los pinchazos, las ecos de control, la muestra, la TEstespera… la primera eco, hematoma…las 12, las 20… Soy tan feliz! Pero no olvido el camino recorrido, ni puedo evitar pensar en si tendremos que volver a pasar por ello.

Estas semanas, en las que ya estoy de baja, las voy a dedicar a leer (os recomiendo los libros de Carlos González) y a poner las cosas a punto. En un par de semanas prepararé la ropita, la bolsa del hospital y nos pondremos al día con las cosas pendientes de la casa.

Sigo haciendo todo el ejercicio que “puedo”, para mantenerme en forma lo máximo posible. Mi idea es intentar no pedir la epidural, aunque temo flaquear. Está claro que dependerá del parto. ¿Algún consejo?

También me gustaría recopilar música relajante para el momento de la dilatación, si tenéis alguna recomendación os lo agradecería!

Se me está haciendo eterna la espera para la última eco, queremos tener una idea ya del peso aproximado que tendrá y ver si está bien colocado. En cuanto sepa cositas os pondré al día.

De momento voy intentar disfrutar al máximo de estas últimas semanas que nos quedan Miniyo y a mí en “simbiosis”, porque luego lo echaré de menos y no podré tenerle protegido de todo lo que espera fuera… ¡eso me lo reservo para otra entrada!

Un abrazo a tod@s!