El milagrito.

Sé que no tengo perdón… tengo el blog abandonado no, lo siguiente.

Regreso porque tengo muy buenas noticias, y es que todo apunta a que nos subimos al carro de la bimaternidad!!!

Estoy embarazada! Increíble, pero cierto. En otro post os daré más detalles, pero ha sido de forma natural y aunque buscado, totalmente inesperado!

La naturaleza es así de caprichosa, así que ya véis que pasar, ¡pasa!

En cuanto pueda me paso a contaros más.

¡Un abrazo!

MiniYo crece: 9 meses fuera

El blog está desértico… lo sé! Pero es complicado conciliar trabajo, bebé y blog, ¡no sé cómo lo hacéis!

Miniyo es un bebote enorme. Gatea, parlotea, se pone de pie allá donde pueda, come con nosotros… y me da penita. Porque crece rapidísimo, ya lleva fuera más de lo que estuvo en mi vientre y cada vez es más autónomo. Es una sensación contradictoria, por un lado queremos que crezcan y hagan cosas y por otro, pararía el tiempo para que siempre fuera mi bebé.

Seguimos disfrutando de la lactancia materna, y con todo lo que pasé al principio lo pasaría mil veces más. Es un momento único y ver como le entra la risa tonta antes de la toma me derrite.

Con el tema de la alimentación he de decir que estoy indignadísima. Todos los productos de alimentación infantil plagados de azúcar: yogures para bebés, galletitas, cereales… y si no lo pone bien claro en los ingredientes ya lo camuflan con otros nombres: sacarosa, dextrosa, maltodextrinas… o “concentrado de zumo de manzana”. Hartita estoy! Menos mal que soy cocinillas y hacemos BLW siempre que podemos, así que al final, genial.

La vuelta al trabajo ha sido durilla, no os voy a engañar. Me alegro de haber podido disfrutar de él más de lo que una baja de maternidad da de sí… pero siempre es poco. Ahora intento aprovechar todo lo que pueda los ratos que estamos juntos.

Os sigo a muchas y leo desde la sombra en los ratos “libres”. Espero que todo vaya todo lo bien que pueda ir, y mejor aún!

A ver si encuentro más momentos para seguir poniendoós al día.

Un abrazo 🙂

La -a veces no tan maravillosa- lactancia

Como os prometí en mi anterior entrada  (hace ya bastante, lo sé >_<), hoy os voy a contar un poco como está yendo la lactancia con nosotros.

Desde antes de estar embarazada tuve muy claro que quería dar el pecho. Se me metió en la cabeza lo típico: estamos hechas para ello, es lo natural, es lo “mejor” y un largo sinfín de ventajas… Por otro lado también tenía miedo de no tener suficiente leche, de si el bebé estaría 1 h mamando en cada toma, de si se despertaría mucho por la noche, etc.

Sigue leyendo

La llegada de MiniYo. Un maravilloso parto y un postparto regular…

Después de casi dos meses me animo a contar cómo fue la llegada de MiniYo a nuestro mundo –ahora que duerme plácidamente-.

Tras una semana en la que me auguraron que me pondría de parto en cualquier momento, me encontraba mejor que nunca. La noche antes de mi fpp, nos fuimos a dormir medio pronto, pero dormir dormimos poco, porque enseguida empezó la fiesta… Sigue leyendo

My dream came true

Contaros que ya nació Miniyo, grande y largo. Fue todo genial y puedo afirmar que me he vuelto a enamorar, doblemente si cabe (de Miniyo y de Mr. nuevamente).

Ahora estamos inmersos en conocernos y batallando con el mundo de la lactancia. Iré preparando un post a modo de resumen de mi parto y nuestras primeras experiencias. Quién me lo iba a decir hace un año!

Un súper abrazo.

 

¡Felices fiestas! Semana 37 “a término”

Aprovecho esta entrada primero de todo para desearos a todos y todas unas muy felices fiestas y ojalá vuestros sueños y deseos se cumplan pronto. Lo malo de fin de año es que tendemos a recordar y a hacer balance… pensad que las cosas pueden cambiar mucho.

Empezamos 2015 con un diagnóstico de infertilidad masculina y con el batacazo de saber que tendríamos que recurrir a algún tratamiento para ser padres, sin garantía de que eso fuera a funcionar a la primera de cambio. Atajamos con ello, y tuvimos la gran suerte de conseguirlo, estamos acabando el año a punto de ser papis.

Esta semana es la 37, por lo que mi embarazo se considera a término y MiniYo podría asomar la cabecita en cualquier momento si quisiera. Yo le digo que se espere a los reyes por lo menos, que no me fastidie los banquetes, que ya que tengo barrigón y me he portado muy bien no me voy a privar tanto como otros años. De momento ninguna seña alarmante, alguna contracción dolorosa que otra, pero poco más. La barriga la tengo bastante baja, eso sí. Ya sólo me queda ir a monitores y esperar.

En cuanto tenga más noticias os cuento.

Un abrazo!!

En la recta final…

Ha llegado diciembre y, con él, un gran choque de realidad. Queda poco más de un mes (si no le entran las prisas) para que MiniYo asome su cabecita.

Por un lado, estoy cada vez más tranquila porque llegados a este punto las posibilidades de que algo pueda ir mal son mucho menores… pero a la vez la sensación de “OMG!” aumenta porque esto ya mismo está aquí! Cuando miro la app con la que voy haciendo seguimiento alucino. Parece que del “estás de 6 semanas, quedan 34”, al “has llegado a la semana 34, quedan 6” no haya pasado el tiempo. Pero sí ha pasado, y es difícil explicarlo, porque se hace largo y corto a la vez. Ha sido una espera tras otra…los pinchazos, las ecos de control, la muestra, la TEstespera… la primera eco, hematoma…las 12, las 20… Soy tan feliz! Pero no olvido el camino recorrido, ni puedo evitar pensar en si tendremos que volver a pasar por ello.

Estas semanas, en las que ya estoy de baja, las voy a dedicar a leer (os recomiendo los libros de Carlos González) y a poner las cosas a punto. En un par de semanas prepararé la ropita, la bolsa del hospital y nos pondremos al día con las cosas pendientes de la casa.

Sigo haciendo todo el ejercicio que “puedo”, para mantenerme en forma lo máximo posible. Mi idea es intentar no pedir la epidural, aunque temo flaquear. Está claro que dependerá del parto. ¿Algún consejo?

También me gustaría recopilar música relajante para el momento de la dilatación, si tenéis alguna recomendación os lo agradecería!

Se me está haciendo eterna la espera para la última eco, queremos tener una idea ya del peso aproximado que tendrá y ver si está bien colocado. En cuanto sepa cositas os pondré al día.

De momento voy intentar disfrutar al máximo de estas últimas semanas que nos quedan Miniyo y a mí en “simbiosis”, porque luego lo echaré de menos y no podré tenerle protegido de todo lo que espera fuera… ¡eso me lo reservo para otra entrada!

Un abrazo a tod@s!

Llegando a las 30 semanas, ¡ya sólo queda 1/4!

¡Hola!

Tengo el blog abandonadísimo, lo sé… cada semana pienso: tengo que ponerme con el blog, pero van surgiendo cosas y entre el trabajo y que no paro no encuentro el momento. Así que hoy, aprovechando que tenemos “fiesta”, vamos con ello.

La curva del azúcar

La última vez os comenté que tenía que hacerme la curva larga del azúcar. La prueba en sí la verdad es que no fue para tanto, iba bastante concienciada con que sería algo largo, así que no se me hizo tan pesada. Para mí lo peor fue la dieta de los días previos, muy poca variedad y además con cantidades ingentes, que en parte agradecía porque entre horas apenas podías comer algo, pero puaj…

Por suerte, los resultados fueron bien y por tanto no tengo diabetes gestacional. De todos modos intento no pasarme con los azúcares, por si las moscas.

Barriga

Desde luego, para mí es un barrigón aunque la gente me diga que no tengo mucha para el tiempo del que estoy (hay opiniones para todo).  Ya para hacer según que movimientos tengo que maniobrar y me molesta para dormir porque sigo teniendo tendencia a querer ponerme boca abajo, cosa imposible.

Movimientos del bebé

La verdad es que empecé a notar a Miniyo muy pronto y cada vez más y más. Ahora ya lo noto pegarme patadones cerca del estómago/costillas, cosa que empieza a dar miedito porque aún nos quedan como poco dos meses más juntos (espero). También serpentea por la barriga, deformándola totalmente y hace unas semanas que empecé a notar su hipo, que es bastante gracioso porque parece que tengo un tic en la panza.

La úlitma eco ya estaba en posición cefálica y creo que así sigue, porque noto movimientos en la parte baja y alta de la barriga. A veces creo que se toma mi vejiga como un balón de fútbol y le da cabezazos, porque hay días ¡que veo las estrellas!

Síntomas

Respecto a mí, tengo una importante sobrecarga en la espalda, que me molesta tanto de pie como sentada. También he empezado a tener dolores en la ingle cuando llevo un rato caminando, y parece que no, pero se nota el kilo y pico que pesa el bebé más todo lo demás que le envuelve.

Además, llevo un par de semanas con acidez y reflujo, no alarmante pero sí bastante desagradable. Intento moverme después de las comidas y no tumbarme para evitarlo, pero hay días que ni así. Supongo que conforme la barriga suba más se irá incrementando.

¿Baja sí o no? Consejos…

Y aquí mi gran dilema. Trabajo en educación, por lo que podréis imaginar que parar no paro mucho. Nunca he estado enferma (por suerte) ni he necesitado una baja, por lo que voy más perdida…

Mi intención es seguir trabajando mientras me encuentre bien, pero la verdad es que los últimos días se me ha ido haciendo cuesta arriba y empiezo a plantearme si debería ir al médico o no, porque no tenemos establecido que nos den la baja en la semana X y tengo compañeras que se la dieron a las 20, otras a las 30, 35… en fin, que dependía un poco de cada una.

¿A vosotras cuándo os dieron la baja? ¿Cómo fue? En mi caso hablo de la baja por incapacidad temporal, no la de maternidad. Aunque me tenga que enfundar un corsé si tengo que aguantar porque el médico lo considere, lo haré. Sé que hay gente con mucha cara y luego pagamos justos por pecadores.

Compras

Pues hicimos una lista de nacimiento, un poco por facilitar el asunto también a la familia y amigos, porque si tenemos que contestar al “¿qué os hace falta?”, yo creo que el bebé iría en pañales! El carro ya nos ha llegado y deberíamos recogerlo (y acabar de pagarlo :O), aunque me da un poco de respeto.

La habitación está prácticamente lista, así que eso que nos ahorramos hacer en el último momento. Preferimos pasar las navidades tranquilas y estar preparados para lo que pueda ser, no sea que quiera adelantarse.

Ropita hemos comprado bastante pero de básicos, en plan bodies y pijamitas de diferentes tallas, desde la de 1 mes hasta 6-9 meses. De talla 0 no hemos cogido nada, sólo 1 pijamita que nos regalaron. Nosotros somos grandes y suponemos que Miniyo no se quedará atrás, así que si luego sale peque irá un poco arremangado y ya está. La verdad que tuvimos que contenernos porque ves cada monería… le hubiéramos comprado de todo y más. A ver si vamos pensando en hacer una lavadora al menos de la ropita para el principio. Para principios del mes que viene, cuando esté rozando la semana 35 empezaré a preparar la maleta del hospital, de momento voy a pensar que aún nos queda mucho por compartir en simbiosis, aunque tengo que admitir que estoy acojonadita porque casi todos los casos que conozco se han adelantado mínimo dos semanas. ¡Me veo comiéndome las uvas en el paritorio!

Clases preparto

He empezado ya las de gimnasia y en un par de semanas nos pondremos con las charlas informativas, a ver qué aprendemos. Tengo mucha curiosidad y ganas de saber… pero a la vez es un choque de realidad, en plan: prepárate para lo que viene. También debería ir pensando en los masajes perineales, en youtube hay algún vídeo explicativo, por si queréis informaros, pero por lo que sé van muy bien para reducir desgarros y evitar posibles episiotomías. Dan un poco de grima y no deben ser cómodos de realizar, pero por intentarlo que no quede.

Bueno, espero ir actualizando un poco más a menudo. De momento poco más tengo que contar, un abrazo a tod@s y mucho ánimo, sea la que sea fase por la que estéis pasando.

Y me tocó la curva larga…

Estos días han sido un poco de bajón. Aunque me encuentro bastante bien, las noches empiezan a no ser tan buenas y para colmo me ha salido alterado el test o’sullivan, por lo que tengo que hacerme el test de tolerancia a la glucosa y estar las 3h ahí sentadita… ya prepararé revistas, la tablet y demás para no aburrirme, porque se presenta interesante esa mañana :/

Por lo demás la barriga va creciendo por días. Aunque no estoy engordando apenas, el bebé crece bastante rápido y debe rondar ya el kg de peso! Parece que me he tragado un meloncete.

En unas semanitas empezaré con las clases preparto, ¡qué nervios! Quedan 3 meses para ver a Miniyo y es una mezcla de sensaciones… me muero por verle la carita y a la vez quiero que se quede “conmigo” un poquito más.

A las que estéis embarazadas intentad disfrutar cada momento, porque sí que es verdad que aunque se haga eterno, irónicamente se pasa el tiempo y no lo apreciamos. A las que estáis en ello desearos mucho ánimo y fuerza, porque hace un año estaba yo con los TO, el termómetro y empezando las pruebas de fertilidad que dieron con nuestra “piedra”… y aunque la mente hace un poco de borrón, eso queda ahí grabado.

Ya os iré contando más novedades! Un abrazo fuerte!

Casi 23 semanas y odisea con la ropa premamá.

Con la vuelta a la rutina pretendo volver al mundo 2.0 para quedarme al menos hasta que el cuerpo me lo permita (y las ganas).

La verdad es que el tiempo pasa lento y rápido a la vez. Por un lado es alucinante lo que llevamos avanzado, pero por otro cuando pienso lo que falta aún para verle la carita a nuestro peque me parece una eternidad, y eso que ya nos queda menos de la mitad.

La eco de las 20 semanas salió bien, de hecho aún no las había cumplido y por tamaño era como una semana más grande. Requeteconfirmado que es un niño y, por las patadas que pega, parece que el fútbol o el kick-boxing podrían ser para él! Es un alivio poder sentirlo y “saber” en cierta manera que está bien. El angelsounds lo tengo olvidado en un cajón, aunque creo que algún día lo rescataré si me apetece escucharle. Sigue leyendo